En los últimos años todos hemos oído hablar mucho de la palabra talento, entendido como el factor primordial para el éxito del proyecto, de la iniciativa personal, profesional o de la empresa.

Al hablar de talento damos por sentado que todos saben de lo que hablamos, pero cada uno lo entiende a su manera. Unos, lo refieren a la gestión de los recursos humanos; otros, a las capacidades, destrezas y habilidades personales para desempeñar las funciones encomendadas; otros, al virtuosismo en su materia y, otros, incluso a alcanzar la excelencia.

En este país de pícaros y listillos que la literatura española tan bien ha descrito durante tantos siglos se me hace imposible creer que todavía piensen, algunos, que no los pillarán, entendiendo que saldrán impunes y que sus tropelías no van a tener castigo jamás. Me da pavor asistir al lamentable espectáculo que supone el hecho de que en esta sociedad globalizada sigue habiendo personajillos que se creen por encima de las leyes y campan con total impunidad para hacer lo que quieran.

Los grandes paradigmas en los que se basaba nuestra economía han ido experimentando un cambio importante a medida que la crisis se ha agudizado, planteándonos otros modelos económicos para salir adelante adaptándonos a la actual realidad económica y financiera. En el pasado, la dedicación era casi en exclusiva a la gestión del tiempo en la abundancia, había factores en los que no reparábamos porque las prioridades eran otras bien distintas y hasta en determinados casos la atención dispensada a los clientes pasaba a un segundo plano.

La situación económica y los ciclos económicos nos contagian de un sentimiento de pesimismo y desazón que nos envuelve e impide que avancemos y salgamos adelante.

Debido a la globalización y sin ánimo de generalizar, sabemos que las de epidemias se convierten en pandemias con mucha rapidez y más rápido aún es el contagio si la cuestión es por causas psicológicas. Para esto último no hace falta germen alguno – tan solo la difusión de una noticia negativa por parte de los medios de comunicación. Esto tendrá un efecto depresivo multiplicador de propagación universal.

¿Qué estrategias debe seguir el pequeño comercio para sobrevivir a los grandes?

1 Renovación

2 Especializarse

3 Fidelizar a los Clientes

4 Asociarse

Por los hábitos de vida y la evolución de la tecnología, en estos tiempos empiezan a aparecer determinados comportamientos que responden a la necesidad de supervivencia de los proyectos empresariales y profesionales de muchos, lo que se acentúa con la situación económica actual.

Jornadas laborales de 12-14 horas cada día de la semana, con una actividad impredecible por motivos variables, la posibilidad de viajes y/o desplazamientos frecuentes, el envío y recepción continua de correos electrónicos y una atención telefónica permanente. Son los síntomas que alertan de que puedes ser un trabajador extremo.

Coincidiendo con los periodos de crisis, es cuando muchas empresas se paran y hacen balance de la situación real, no me refiero a nivel contable, sino al acto de contrición y examen de conciencia que hacen los propietarios de sus empresas.

               Esto es lo que ha sucedido esta pasada semana en mi despacho, en una visita que la verdad, me ha hecho pensar mucho e incluso ha logrado que pase la frontera de lo profesional a lo personal, al ver la situación y el cariz emocional que ha tomado el asunto.

Hablar de la singularidad de Canarias en el marco estatal e, incluso, en el seno de la Unión Europea en pleno siglo XXI está fuera de toda duda, pero no podemos hacer demagogia cuando nuestro futuro está en juego y es obligación de todos estar a la altura de las circunstancias.

Negociar el Régimen Económico y Fiscal (REF) requiere de un acuerdo común por la defensa de los intereses del Archipiélago, por encima de las ideologías y con una visión global del modelo que se quiere para nuestra Comunidad Autónoma en las próximas décadas, reconociendo nuestras singularidades y anteponiendo el interés general de Canarias al particular de cada uno de nosotros.

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Para saber más del uso de las cookies Política de privacidad.

Acepto el uso cookies en esta web.